¿Qué significa conocer a Dios?

 23 Esto dice el SEñOR: «No dejen que el sabio se jacte de su sabiduría,  o el poderoso, de su poder, o el rico, de sus riquezas. 24 Pero los que desean jactarse que lo hagan solamente en esto: de conocerme verdaderamente y entender que yo soy el SEñOR; quien demuestra amor inagotable y trae justicia y rectitud a la tierra;  y que me deleito en estas cosas.   ¡Yo, el SEñOR, he hablado!                                                                                                                                         Jer.  9: 23-24(Nueva Traducción Viviente).

Hay una tendencia natural a la exaltación y al reconocimiento en el género humano. Ya sea que lo hagamos hacia nosotros mismos (lo cual muchas veces será visto como una muestra de vanidad y orgullo personal fuera de tono) o que otros lo hagan reconociendo los méritos y los logros de los demás, la búsqueda de jactancia y alabanza personal es incesante en todos en alguna medida.

La Palabra de Dios expresa que conocer y entender a Dios es lo único digno de alabanza y gloria en un ser humano. Por encima de la sabiduría; el poder y la riqueza, Dios reconoce a una persona que alcanza a comprender quién es El.

Si en la economía humana se acostumbra dar honor y reconocimiento a los que alcanzan sabiduría, fama, poder y riqueza, en la economía del reino de Dios tal reconocimiento es otorgado a aquellos que conocen al Señor.

Conocer a Dios significa comprenderlo y entenderlo en su naturaleza, su carácter, sus pensamientos, su voluntad.  Conocerlo por sus atributos y sus obras.   Sal.24:7-10, 9:1-2, 8:1, Salmo 100 y 104.

Que El es eterno, todopoderoso, omnipresente y omnisciente, santo, justo, perfecto, compasivo, misericordioso, fiel, verdadero.  Que El es excelso, magnífico, grande y majestuoso, etc.

Conocer a Dios es saber de El por experiencia. Jn. 8:32 y 17:3.

Si bien el saber cognoscitivo es importante, en cuanto a Dios se refiere, es solo cuando nos involucramos con El que le conocemos.

Conocer a Dios por experiencia es tener un íntimo conocimiento práctico de Él,  donde su persona se convierte en alguien de  valor e importancia relevante para nuestra vida (W.E. Vine).

Esta experiencia con Dios es personal,vital,vivificante, progresiva,dinámica, siempre creciente y renovadora. Prov. 4:18 “…su esplendor  va en aumento hasta que el día alcanza su plenitud”.

 

 

¿Qué significa conocer a Dios?

Hay una tensión constante en el corazón humano de aquellos que amamos a Dios y le seguimos entre la búsqueda de alabanza y reconocimiento por los logros y éxitos personales y la aspiración de tener la alabanza y la aprobación de Él.

ü ¿He sido objeto de la alabanza de alguien en estos días? O; ¿He tributado alabanza a alguien más? Si así ha sido; ¿Qué sensaciones he experimentado ala respecto en uno u otro caso?

 

ü ¿Soy una persona que busca regularmente el aplauso y la aprobación de los demás? ¿A qué crees que se debe?

Conocer a Dios tiene que ver con comprender quien es Él. En este tiempo de mi vida;

ü ¿Cuáles son los atributos y aspectos del carácter de Dios que más comprendo y afectan mi vida?

Todo ser vivo en la tierra crece y se desarrolla.

ü ¿Estoy creciendo en el conocimiento de Dios?

ü Si así es; ¿Cómo podría explicarlo y en qué fundamento ese crecimiento?

Jesús nos dijo que la vida eterna es conocer a Dios y a su hijo Jesucristo a quien Él envió. Esto es posible cuando nos involucramos con Él en una relación viva en donde su persona se convierte en alguien de valor y e importancia relevante. Entonces:

ü ¿Me estoy involucrando con Dios en una relación viva y creciente?

 

 

ü ¿Está siendo Dios alguien relevante en mi vida? ¿Por qué?

About these ads
  • Publicado en: Sin categoría

7 comentarios

  1. José Castro

    Muchas veces, nuestra descuidada forma de hablar nos lleva a cometer errores serios que pueden afectar nuestra vida, en este contexto, es normal que nosotros digamos “yo conozco a fulano” cuando en realidad no le conocemos, lo que deberiamos decir es “he oido de él, o le he visto en alguna ocasión” pero no necesariamente “le conozco”. Con respecto a Dios, hemos oido de Èl, o quizas le hemos visto en alguna ocasión y podemos reconocer su “mover” en nuestras vidas, su fama traciende fronteras y culturas, pero el conocerle solo se dará cuando busquemos estar con Él , en su presencia, en su intimidad. La pregunta es ¿le conozco?, ¿le busco? ¿trato de pasar todo mi tiempo con Él como para saber realmente como es?

  2. Lucho

    Con todo respeto les comparto un extracto de una prédica que di sobre la Intimidad con Dios. Inicio definiendo que es intimidad…

    La intimidad es ser completamente conocido y conocer completamente sin ningún temor al rechazo. Eso es verdadera intimida y esto es lo que nos va a desarrollar como verdaderos amigos de Dios. Si esto no fuera algo que está en juego. Si tuvieras esta certeza de ser conocido y aceptado por quien sos y como sos ¿Cómo utilizarías tus recursos? ¿Cómo tratarías a tus parientes?, ¿A tus amigos?, ¿Cómo serías con tus compañeros de trabajo o de universidad? Estamos en una relación íntima cuando sabemos que, esa persona, sabe todo lo que se puede saber acerca de nosotros y sabemos que somos aceptados y tenemos la certeza que nunca seremos rechazados. Dios nos diseñó con esto en mente. Él nos conoce tal como somos y nos acepta tal y como somos, No hay nada que temer. Él nos acepta. (con esto en mente
    ¿Cómo iniciar y sostener esta intimidad con Dios? De la misma manera que lo hacés cuando alguien te gusta. Pasás contemplándolo, admirándola, comentando acerca de ellos constantemente. Pasás buscándole con la mirada en medio de la reunión, en el restaurante. En el cine procurás sentarte cerca. Una vez que rompés el hielo le hablás y le texteás, le conversás y la llamás, le tweeteás, le e-maileás, le comprás flores, le regalás tarjetas, cenas, le facebookeás etc. Luego no podés pasar un rato sin pensar en él o en ella. Soñás con ella dormido y despierto. Hacés planes y te imaginás cómo va a ser la eternidad juntos hasta que la muerte los separe…Eso es lo que hay que hace para desarrollar intimidad con Dios… Pasá tiempo con Dios

    En síntesis sabiendo que Dios te conoce, te acepta, y que no hay la más mínima posibilidad de rechazo, pasá tiempo con Él, Dios te está esperando, no te lo perdás

  3. Bien lo decía Jesús, en los evangelíos, el que quiere y busca fama la va a encontar, de seguro. Pero, será solo ante los hombres. HAce unos días escuché un “predicador” decir desde un púlpito lo importante e inteligente y valioso que es él, que pena, pero la verdad ese es el reflejo de muchos hoy día.

    Gracias Osacr por recordarnos por medio de la Palabra de Dios nuestro verdadero lugar, acá en a tierra y en el cielo. Y es que comparanamos el ser hijos de un Rey, con la vida de los hijos de reyes de la tierra, como si se tratara de lo mismo.

    Prefiero pasar sin ser notado por la humanidad, pero sí hacer ruído en el reino de Dios.

  4. javier vega

    hola buenas tardes, en busqueda de un versiculo que olvide, donde habla que no basta con solo conocer a Dios (y si me pueden ayudar mes agradeceria), encontre esos temas lo cuales lei con impetu…bendiciones…me encantaron… un abrazo desde Concepcion iglesia “fe sin limies”, Coronel, Chile.

    • Gracias javier por tu comentario. Agradezco a Dios que los pensamientos hayan aportado bendicióna tu vida.

  5. Jairo

    Gracias hermano. Es una poderosa reflexión.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 54 seguidores

%d personas les gusta esto: